cómo se produce el dolor
Ya conocemos las definiciones básicas de dolor, en este capítulo aprenderemos la fisiología del dolor.

Por un lado, el dolor es una sensación con cualidades como hormigueo, ardor o presión, se puede localizar y hasta medir su intensidad; pero, lo que hace que el dolor sea «dolor» suele ser el componente afectivo de la experiencia, es decir, lo desagradable que es.

El desagrado es lo que motiva a las personas a ejecutar una acción, ya sea huir, luchar o congelarse y, ya sabemos que algo puede ser agradable para unos y desagradable para otros, una característica subjetiva en su totalidad.

Por otro lado, está el aspecto cognitivo, como la atención, memoria, aprendizaje etc.

En fin, El dolor es mucho más que una sensación.

Para responder a la pregunta: ¿Cómo se produce el dolor?
Debo adelantarte algo, aunque se ha avanzado mucho en los últimos años, Lo único que está claro a esta fecha, es el aspecto sensorial básico, lo que sabemos de los aspectos cognitivos y emocionales se basa en estudios con animales y otros con imágenes y estimulación de áreas del cerebro, pero aún queda mucho por aprender.

Vía Sensorial.

Transducción

Un sensor, detecta un estímulo dañino o nocivo, como presión o temperatura extrema y lo transforma en señal eléctrica.

Este sensor es conocido como nociceptor y está localizado en las terminaciones nerviosas de la piel, músculos, articulaciones y vísceras.

Transmisión:

La señal viaja a través de las fibras nerviosas de los nervios periféricos que están formados por los axones de las Neuronas de Primer Orden hasta llegar a la médula espinal donde hace sinapsis con la Neurona localizada en el “cuerno posterior de la medula espinal”.

El tracto mas conocido es el espino-talámico, constituye la neurona sensitiva de 2do orden, y sus axones ascienden al Tálamo. 

El tracto espinotalámico a nivel del tálamo,  hace sinapsis con la Neurona sensorial de 3er orden que se proyectan a la corteza sensorial.

Aquí ocurre la discriminación de las características específicas del dolor: calidad, localización exacta, intensidad y duración del dolor.

Modulación:

Recordemos que el sistema nervioso procesa señales eléctricas como una computadora: encendido o apagado. Con esto en mente, es más sencillo entender que una señal que genere dolor, no puede estar encendida indefinidamente.
Existen además otras conexiones que afectan la transmisión de la señal eléctrica bien sea, inhibiéndola, atenuándola o aumentarla.
Por ejemplo, En la medula espinal existen interneuronas que conectan con las neuronas motoras (activan grupos musculares) y generan los reflejos espinales como la conocida “reacción de retirada”, estas forman parte del sistema modulador del dolor que explicaremos más adelante en otra publicación.

La percepción o consciencia de dolor.

La interpretación final que hace el cerebro luego de procesar la información sensorial e integrarla con los procesos cognitivos y emocionales es lo que conocemos como Percepción, o consciencia de dolor.

Este circuito neural involucra muchas estructuras de la corteza cerebral y otras subcorticales, que mencionaré de forma muy simplificada.

El circuito neural de la percepción del dolor

Junto con el tracto espino talámico ascienden fibras que se dirigen a las siguientes estructuras del tallo cerebral y el mesencéfalo:

  • El sistema reticular y el núcleo parabraquial que activa el estado de alerta hacia el estímulo doloroso y por sus conexiones con la amígdala y el sistema límbico, Corteza cingular anterior y la ínsula, que aportan el carácter emocional al dolor.
  • La sustancia gris periacueductal y otros centros que controlan los centros cardiorespiratorios aporta la reacción simpática que se observa en el dolor: Taquicardia, hipertensión, pupilas mióticas, palidez, frialdad etc.
  • El hipotálamo también recibe conexiones ascendentes a través del núcleo parabraquial que activaría la respuesta de estrés, relacionada con el dolor.

Vías neurológicas unidireccionales Vs Múltiples conexiones bidireccionales como mecanismo que determina la percepción del dolor.

La idea de “tractos” o “fascículos” como vías medulares que transmiten unidireccionalmente los estímulos nociceptivos es un concepto clásico, pero a la luz de los conocimientos actuales es una idea simple y obsoleta pues existen múltiples conexiones que además funcionan en muchas ocasiones en sentido bidireccional.

Por tanto, hoy en dia, la transmisión del dolor ya no se contempla como un proceso de transmisión nerviosa, sino como la manifestación de un balance entre:

  • Las conexiones de diferentes estructuras mencionadas y muchas otras.
  • La intervención del sistema modulador descendente.
  • Numerosos neurotransmisores tanto excitatorios como inhibitorios.
  • La asociación con el circuito de la percepción que además se retroalimenta día tras día con la experiencia de vida de cada ser humano.

Resultado de la interacción del circuito neural de la percepción

  • Aumenta nuestro estado de “alerta” y desvía nuestra atención de lo que sea que estemos haciendo hacia el dolor.
  • Nos permite el dolor sea “consciente” y discriminado, es decir precisa la localización, intensidad y otras características del dolor.
  • Respuestas emocionales asociadas al dolor, como ansiedad y miedo al estímulo nocivo, dañino o noxa.
  • Nos da la capacidad de analizar la magnitud de la situación y nos permite modular conscientemente la respuesta del dolor.
  • La ejecución de acciones como la respuesta de estrés y otras dictaminadas por nuestra cultura y crianza, ante el dolor.
  • Debido a la complejidad de este proceso, la respuesta que muestra cada individuo frente a un mismo estímulo nociceptivo (doloroso) puede ser totalmente diferente.

Entender cómo se produce el dolor es útil para Tí.

  • Porque cualquier sensación extraña que te «moleste» ES DOLOR y debe ser tomada en cuenta.
  • No es necesario ni justo que aguantes ninguna molestia o DOLOR
  • La diversidad de cómo cada uno de nosotros “percibe” el dolor es inmensa, tanto que va desde: “a mí eso no me duele” hasta, “ni si se te ocurra exponerme a eso” y es NORMAL. No debes sentir vergüenza por tu experiencia.
  • Cada estructura implicada en el proceso de la percepción de dolor, puede enfermarse y ser la causa de tu molestia. No lo estas “inventando”.
  • Corrientazo, hormigueo, vaporón, quemazón, ardor, presión, algo que me camina… etc. etc., si te molesta, ES DOLOR.

Todos los días nos esforzamos en aprender más, para ayudarte a vivir sin DOLOR.