Alimentos Constructores

por

Los alimentos constructores o estructurales, contienen principalmente proteínas en su composición.

Los alimentos además de proveer energía, son fuente de compuestos químicos “macromoléculas” que son utilizadas para fabricar sustancias esenciales, por ello este tipo de alimentos se les llama: constructores.

Nos referimos a las carnes animales las leguminosas que tienen buena parte de proteína vegetal, sobre todo la soya cuyo porcentaje de proteína es mayor.

Otros alimentos como los lácteos, aunque no contienen proteína pura, en comparación con la pechuga de pollo deshuesada y sin piel, también contienen proteínas.

Los alimentos constructores o estructurales, como su nombre lo indica, proveen la estructura para formar tejidos nuevos durante el crecimiento, cicatrizar heridas y formar masa muscular como en el caso de los atletas de alto rendimiento o fisicoculturistas.

Qué construyen los alimentos estructurales.

  • Sustancias encargadas de funciones específicas en el proceso de obtención de energía: ENZIMAS.
  • Sustancias que actúan como mensajeras para coordinar funciones comunes entre diferentes órganos HORMONAS.
  • Sustancias que actúan como defensa: ANTICUERPOS.
  • Sustancias que intervienen en el transporte de otros compuestos: PROTEÍNAS TRANSPORTADORAS.
  • Sustancias que transportan Oxígeno: HEMOGLOBINA.
  • Sustancias que mantienen el agua dentro de los vasos sanguíneos: ALBÚMINA.
  • Sustancias protectoras que intervienen en el proceso de la coagulación FACTORES DE COAGULACIÓN
  • Sustancias protectoras estructurales que actúan como barrera: MUCUS, MEMBRANAS, VELLOS

 

El crecimiento y desarrollo

Aunque las células y tejidos de los adultos, ameritan un constante “recambio” y remodelado; es durante el crecimiento y desarrollo del niño que se hace más evidente la formación de tejidos nuevos, sobre todo el sistema musculo-esqueletico.

La masa muscular principal estructura proteíca

La proteína visible a simple vista es la que encontramos en la “masa muscular”. Si un atleta, no consume proteína, verá comprometida su masa muscular, pero como podemos ver, los alimentos estructurales son importantes para muchas otras funciones.

Cómo se fabrican las estructuras biológicas a partir de los alimentos.

Equilibrio energético

El equilibrio energético viene dado por la relación entre la energía – calorías consumidas y las gastadas por el organismo para sus funciones vitales y la actividad física que realice. Así, la ingesta calórica debe ser suficiente para cubrir las necesidades energética.

Anabolismo.

En los casos donde los requerimientos energéticos están cubiertos, los procesos se enfocan en construir y recambiar tejidos, se llama “anabolismo”.

Durante el crecimiento el objetivo principal es la formación de tejidos, una función que es mediada por la hormona del crecimiento, pero el proceso de formación de tejidos en sí mismo genera un consumo de energía extra, además de otras sustancias que estudiaremos más adelante contenidas en los alimentos reguladores.

Catabolismo.

Para que el crecimiento o la formación de tejidos nuevos se dé adecuadamente, deben cubrirse primero los requerimientos energéticos. En caso de que esto no se logre, y en vista que el compromiso de la energía atenta contra la vida celular, comenzará automáticamente un proceso llamado catabolismo.

El catabolismo es un conjunto de reacciones químicas que se activa cuando el equilibrio energético se ve comprometido. Se encarga de obtener energía a partir no de los alimentos que consumimos, sino de las moléculas de reserva: las grasas al principio y, si llegaran a agotarse estas reservas, pasará a degradar las proteínas que conforman la masa muscular y otras estructuras para utilizarla como energía.

Una persona mal alimentada pierde por ejemplo el colágeno y la elastina que le dan tersura y elasticidad a la piel, como resultado, se observa la piel reseca, frágil, sin brillo.

El catabolismo no solo se puede observar por mala alimentación, también enfermedades como la diabetes, el cáncer o infecciones graves como la sepsis, por diferentes motivos requieren más energía, lo que al final causa la pérdida de peso a expensas de masa muscular que se conoce como “emanciación”.

Dice el refrán: «Somos lo que comemos»

Los ALIMENTOS constructores, no solo nos permiten funcionar adecuadamente, sino que, literalmente, forman parte de nuestra estructura física, por ello debemos asegurarnos de incluir todos y cada uno de los nutrientes en nuestra alimentación diaria.

Aprenda más sobre las proteínas, el nutriente estructural.

Las publicaciones que encontrarás en nuestra biblioteca, si bien es redactado cuidadosamente por expertos; Sólo es una guía, creada con el objetivo de ayudarte a comprender la patología de tu interés y, motivarte a participar activamente en tu recuperación.

Autor:

Pilar Seijas

Médico Internista, apasionada por prevención. coaching de bienestar. Mi método: la educación para la salud como herramienta para fortalecer el autocuidado.

Tambien te puede interesar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.