Alimentos energéticos.

por

Alimentos energéticos = Energía para la vida.

Los alimentos proporcionan la energía para la vida. El proceso de transformación de un compuesto químico, en este caso, un nutriente, pasa por varias fases que veremos a continuación.

El normal funcionamiento del cuerpo humano, tiene lugar por medio de reacciones químicas que ocurren en células, tejidos y órganos; estas reacciones se encargan de producir la energía necesaria para llevar a cabo la actividad de órganos y sistemas, que al final es lo que nos permite la VIDA.

Desde el nacimiento, disponemos de reservorios donde se almacena la energía, pero su constante utilización, hace imprescindible reposición continua.

Pues bien, la única fuente de la cual disponemos para obtener las sustancias necesarias para vida es la alimentación. Por ello, que es importante conocer los nutrientes, en qué alimentos se encuentran y como combinarlos.

Consideraciones generales sobre los alimentos.

¿Qué es la energía?

  • La energía es un concepto físico que se refiere a la capacidad de realizar un trabajo.
  • La energía se mide en joules que equivale a 0,24 calorías.
  • La energía para la vida se obtiene a través de la alimentación.

Composición de los alimentos

Un alimento puede contener uno o varios nutrientes, cada nutriente puede ser utilizado para obtener energía, la cantidad de energía que aporta un nutriente se expresa en calorías.

El valor nutricional de los alimentos viene dado por la cantidad de calorías y la composición de nutrientes que contenga.
Por ejemplo: ​1 manzana mediana aporta 52 calorías, 0,3 gr de proteínas, 0, 2 gr de grasas, 13,8 gr de carbohidratos, 70 UI de vitamina A y muchos otros micronutrientes.

Clasificación de los Alimentos.

De acuerdo a la función nutritiva principal que desempeñan en el organismo, pueden clasificarse en alimentos energéticos, constructores y reguladores. Pero todos los nutrientes pueden ser transformados en energía si es necesario.

  • Alimentos energéticos
  • Alimentos constructores: Son ricos en proteínas. Se trata de las carnes animales, los lácteos, huevos y otras de origen vegetal como la soya, por ejemplo.
  • Alimentos reguladores: Contienen vitaminas y minerales que actúan como ayuda facilitando las reacciones que le permiten a nuestro cuerpo utilizar las sustancias nutritivas de los alimentos. También incluyen la fibra y el AGUA (2 L/día).

Debemos asegurarnos de consumir todos los tipos de alimentos de forma balanceada.

Composición de los Alimentos Energéticos.

Contienen principalmente almidón, azúcares y grasas.

Proporcionan energía en forma de calor para cumplir con nuestras actividades físicas; fuerza para el trabajo; y energía para el rendimiento en el estudio y el deporte.

El consumo escaso de estos alimentos produce adelgazamiento. Por el contrario, comerlos en exceso genera sobrepeso y obesidad.

Se llaman energéticos porque contienen más calorías que otros alimentos (las grasas contienen 9 kcal) y, porque su unidad básica, puede ser utilizadas más rápido (el azúcar se metaboliza hasta piruvato) en la “mitocondria” que es donde ocurre el proceso que genera la energía.

Proceso para obtener la energía de los alimentos.

La utilización de los alimentos por el cuerpo humano comienza con la digestión para descomponer estos alimentos en los nutrientes, y luego en unidades más básicas que pueden viajar a traves del torrente sanguíneo.

​Lo que ocurre luego, es un conjunto de procesos muy dinámicos, en el cual intervienen prácticamente todos los sistemas. que se mantienen interconectados y coordinados mediante una serie de señales transmitidas por sustancias como las hormonas entre otras, que podríamos llamar “mensajeras” Todo este engranaje de procesos es lo que se conoce como metabolismo.

Energía para el metabolismo basal.

Los procesos básicos para la vida, es decir los que se llevan a cabo en reposo como respirar, mantener la temperatura constante, mantener un flujo sanguíneo mínimo mientras dormimos, utilizan la mayor parte de la energía que consumir un individuo adulto promedio y se conoce como metabolismo basal; pero, las mujeres embarazadas, niños en crecimiento y atletas de alta competencia, requieren mucha más energía.

Es por ello que la obtención de energía de los nutrientes es quizás el proceso más importante para mantener no solo la salud, sino la VIDA en sí misma.

Esta se calcula tomando en cuenta la edad, peso, talla y sexo y es constante.

Pero cada actividad que realizamos a diario, requiere energía extra, si está enfermo y tiene fiebre, también necesita más energía, de hecho. Hasta cuando lee, sus neuronas están utilizando energía. Mientras más actividad física realice, necesitará más energía.

La energía biológica y la mitocondria.

Los humanos como otros animales, contamos con un sistema para convertir la energía química de los nutrientes en ATP.

Este proceso ocurre en la mitocondria, un organelo de la célula humana.

La unidad funcional básica humana es la célula. Las células forman tejidos y estos órganos y sistemas. Todas las células de cada órgano trabajan en sincronía para llevar a cabo la función final de cada órgano.

Cada célula por su parte, está formada por organelos, que, al igual que el organismo humano, cumplen una función. Pues bien, el organelo encargado de obtener el ATP es la mitocondria.

EL CICLO DE KREBS

En la mitocondria se llevan a cabo una secuencia de reacciones químicas, cíclicamente, desde que nace hasta que muere sin detenerse nunca.  (Como un asa infinita).

Se trata del ciclo de Krebs, tiene nombre propio en honor al científico que lo descubrió: Hans Adolf Kerbs Y consiste en un ciclo de reacciones que producen ATP y Dióxido de carbono, a partir del piruvato que proviene de la glucosa mediante otro proceso químico llamado glucólisis, en presencia de oxígeno.

El ATP

Adenosina trifosfato, es una molécula (nucleótido) que contiene enlaces de fosfato que, al romperse, liberan gran cantidad de energía.

Las publicaciones que encontrarás en nuestra biblioteca, si bien es redactado cuidadosamente por expertos; Sólo es una guía, creada con el objetivo de ayudarte a comprender la patología de tu interés y, motivarte a participar activamente en tu recuperación.

Autor:

Pilar Seijas

Médico Internista, apasionada por prevención. coaching de bienestar. Mi método: la educación para la salud como herramienta para fortalecer el autocuidado.

Tambien te puede interesar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.